Si tuviéramos que hacer una lista de los mejores lugares del país, llenaríamos decenas de docenas de páginas. Tomar decisiones no siempre es fácil, pero All About Portugal se ha embarcado en esta difícil tarea, que es sugerirle algunas experiencias únicas, para que pueda conocer mejor nuestro país y disfrutarlo con todos sus sentidos. Si es lo suficientemente audaz, póngase al volante y siga este itinerario en 12 días o menos. Si eres uno de esos viajeros a los que les gusta disfrutar de las cosas con tiempo, organiza un breve descanso al mes.

1. Caminha: sumergirse en el Atlántico

1. Caminha: sumergirse en el Atlántico

Empieza el año hacia el norte y sumérgete en el mar, como manda la tradición. Si sobrevive a las (muy) bajas temperaturas de estas aguas, estará preparado para cualquier cosa en 2019. Deléitese con las vistas del estuario de Miño y el Fuerte de Ínsua, clasificado como Monumento Nacional, ubicado en una pequeña isla, a unos 200 metros de la costa y erigido en el siglo XVII durante la Guerra de la Restauración. En los primeros tiempos, esta isla fue utilizada como un lugar de culto.

2. Guimarães: aquí nació Portugal

2. Guimarães: aquí nació Portugal

También puede empezar donde nació todo. Guimarães es conocido como el lugar de nacimiento del país y, según la historia, el primer rey de Portugal, D. Afonso Henriques, nació aquí y así comenzó la fundación del país. Su Centro Histórico, clasificado como Patrimonio Cultural de la Humanidad, es motivo suficiente para una visita. Pasee por sus calles medievales, ingrese al castillo del siglo IX y no se pierda las colecciones que se exhiben en el Palacio de los Duques de Bragança, una majestuosa mansión del siglo XV.

3. Monção: ¿Alguna vez has probado Vinho Verde?

3. Monção: ¿Alguna vez has probado Vinho Verde?

El Minho está dominado por el paisaje verde y, entre otras especialidades, ¡por el (también él) vino verde! A pocos kilómetros del centro histórico de Monção, se encuentra uno de los representantes más emblemáticos del néctar de esta región, el Palacio de la Brejoeira. Una antigua casa de labranza familiar, construida en el siglo XIX, con 30 hectáreas, donde se encuentra el palacio, los bosques, los jardines y el viñedo. Descubra su historia, pruebe el famoso vino Alvarinho y conozca su forma de producción.

4. Ponte de Lima: conoce el pueblo más antiguo de Portugal

4. Ponte de Lima: conoce el pueblo más antiguo de Portugal

Si aún no conoces este buen ejemplo de la geografía de Minho, prepárate. Si ya ha visitado, la gastronomía es la excusa ideal para regresar: el arroz y la carne de cerdo sarrabulho mueven montañas y le brindan la energía necesaria para pasear por las calles y callejuelas históricas. Programe una visita para septiembre y disfrute de "Feiras Novas", una celebración que envuelve las festividades populares de verano de la región, y ya se considera el "congreso de cultura popular en vivo más grande de Portugal".

5. Peneda-Gerês: la tradición sigue siendo lo que era

5. Peneda-Gerês: la tradición sigue siendo lo que era

Esta es la única área protegida portuguesa clasificada como Parque Nacional. Con una extensión de más de 70,000 hectáreas, ubicadas entre las regiones de Minho y Trás-os-Montes, tiene cinco "puertas de entrada" repartidas por todo el territorio. Haga una parada estratégica en el pueblo de Lindoso, visite su castillo y deslúmbrese con el juego de graneros de granito, que se utilizan para almacenar los cereales. Explora la incomparable naturaleza y sus senderos. Hay desafíos para todas las condiciones físicas.

6. Barcelos: el origen del (nuestro) gallo

6. Barcelos: el origen del (nuestro) gallo

Fue aquí donde nació uno de los elementos más populares de la cultura portuguesa: el Gallo de Barcelos. Territorio rico en artes y oficios, la cerámica es la reina y lo figurativo es una de sus expresiones más populares y originales. Además de los numerosos talleres y galerías, no se pierda una de las ferias más conocidas del país, que se celebra todos los jueves y se remonta al siglo XV. Este es el lugar para experimentar el alma genuina y la cultura de la región.

7. Matosinhos: visita una obra de Siza Vieira

7. Matosinhos: visita una obra de Siza Vieira

Relájate y ve hacia la costa. Matosinhos, además de la extensa playa, tiene elementos de interés arquitectónico, como el Terminal de Cruceros del Puerto de Leixões, considerado el "Edificio del Año 2017" por "ArchDaily", o el "Piscina de las Mareas", ubicada en un lugar abierto, integrada en el paisaje de la playa de Leça da Palmeira. Visite la "Casa de la Arquitectura" y disfrute de pescado fresco en uno de los muchos restaurantes de la ciudad.

8. Serra da Estrela: visita el punto más alto del continente

8. Serra da Estrela: visita el punto más alto del continente

El tamaño no es todo, pero escalar los 1993 metros desde el punto más alto de Portugal continental puede ser una experiencia sin comparación. En invierno es uno de los pocos lugares en el país donde se puede encontrar nieve, y en verano, la "Ruta de las 25 Lagunas" puede ser una refrescante alternativa a la montaña. Descubre ciudades como Manteigas, Covilhã, Seia o Linhares da Serra y reinicia en medio de la naturaleza. Si eres un amante del queso, no te pierdas el famoso Queijo da Serra.

9. Aldeas de Esquisto: ruralidad en estado puro

9. Aldeas de Esquisto: ruralidad en estado puro

Continuando por el centro del país, viaje en el tiempo a Portugal más rural, a través de las 27 Aldeas de Esquisto, ubicadas entre Castelo Branco y Coimbra. Con las montañas de esquisto como denominador común, el territorio es rico en playas fluviales, naturaleza y senderos para peatones y ciclismo de montaña. Déjese envolver por la afabilidad de sus habitantes y abra su corazón a las historias más atractivas de su gente. Ríndase al ritmo local y olvide por un momento que estamos en el siglo XXI.

10. Lisboa: la gula, un "pecado" con forma de Pastel de Belém

10. Lisboa: la gula, un "pecado" con forma de Pastel de Belém

Vaya a la capital y respire el cosmopolitismo que solo una gran metrópolis puede ofrecerle. Aquí las opciones son casi infinitas, por lo que sugerimos algo simple, porque la felicidad se reduce a cosas pequeñas, como un pastel de Belén, en la confitería con el mismo nombre. Caliente y espolvoreado con canela, el desafío aquí es comer solo uno (o dos). No se deje intimidar por las colas, porque la espera vale la pena.

11. Marvão: duerma en una antigua estación de tren

11. Marvão: duerma en una antigua estación de tren

Visita el menos obvio del Alentejo, una región mágica de Portugal. La zona montañosa del Alentejo sigue siendo una perla por descubrir para la mayoría. Haga que la experiencia sea inolvidable y alójese en el Train Spot Guesthouse, una histórica estación de trenes Maranhao / Beiran del siglo XIX, cuyas paredes respiran historias de antaño. ¡Sube a Marvão y descubre cómo es un pueblo de cuento de hadas!

12. Cacela Velha: menos es más

12. Cacela Velha: menos es más

Descubre un Algarve menos agitado, dominado por la naturaleza. Este pueblo de pescadores es un pequeño paraíso (medio) escondido en el este del Algarve. Ubicado en el Parque Natural de la Ría Formosa, es una antigua fortaleza frente al Atlántico. Durante la marea baja, el paisaje nos envía a una especie de paisaje lunar, para verter en la playa. Durante la marea alta, la playa sólo es accesible en barco. A pocos kilómetros se encuentra también la playa de Fábrica. Otro paraíso atlántico.