De camino a Marvão, el plan de viaje es simple: diríjase a las colinas y contemple. Pero, al igual que la felicidad, es el viaje lo que cuenta, no (solo) el destino, con la hermosa carretera nacional entre Castelo de Vide y Marvão por delante. Este camino también es conocido como el “Túnel de los árboles” o “Alameda dos Freixos” (Paseo de los Fresnos), y muchos lo consideran el camino más hermoso de Portugal. Vista a lo lejos, la Fortaleza de Marvão da forma a un paisaje impresionante. Construida para defenderse de los invasores, está claro desde su posición privilegiada por qué tuvo tanto éxito como la primera línea defensiva en territorio portugués. Al llegar a su destino, fuera del pueblo fortaleza y justo en medio de la Serra de São Mamede, es el momento de dejar el coche y dar un paseo a pie, y disfrutar de la Naturaleza desde una vista privilegiada. Como escribió José Saramago en su libro de no ficción “Viaje a Portugal”, no es de extrañar entonces que, desde la Torre del Castillo de Marvão, todo viajero murmure respetuosamente: “Cuán ancho es el mundo”. En todo el territorio existe una relación respetuosa entre las personas y la Naturaleza. Tierra de buen vino, aceite, castañas y miel, puedes encontrar tiendas donde saborear y comprar algunos productos locales. Siga las sugerencias de All About Portugal y reserve un fin de semana para conocer este encantador pueblo.

Llegada a Marvão

Olvídese del coche y embarque en esta aventura a pie. Después de cruzar Puertas de Ródão, sumérjase en el ambiente tranquilo de este lugar, mientras camina por la Rua de Cima y disfruta del asentamiento medieval de Marvão. A lo largo de los callejones, se pueden encontrar puertas arqueadas y muchas escaleras, que dan acceso a algunos cafés y restaurantes con acogedoras terrazas, desde donde se puede disfrutar del paisaje de montaña.

Castillo de Marvão

Es el principal destino de este viaje. Entonces, una vez que esté dentro de las murallas medievales, diríjase hacia el Castillo de Marvão, cuya construcción se cree que comenzó en 1299, y admire la magnífica vista de 360 grados de la zona. También desde este lugar, Saramago, premio Nobel de Literatura, escribió para la posteridad: “Desde Marvão se puede ver casi toda la tierra”.

Mirador de Marvão

A lo largo de las murallas de Marvão, cualquier lugar es un potencial mirador sobre la tierra y el horizonte sin fin. Pero hay algunos puntos concretos que, por la ausencia de obstáculos, resultan ser el escenario perfecto para sus fotografías. Este en particular es uno de los más apreciados por los turistas.

Jardín de Marvão

La preocupación por crear jardines y espacios de ocio ha sido evidente. Pero el jardín de Largo de Santa Maria es uno de los más bellos y laberínticos. Además, es un espacio ideal para explorar en familia, adorado por los niños, sin perder de vista el castillo y el magnífico paisaje mientras pasean por los senderos. Una experiencia inigualable de contacto con la Naturaleza y su entorno.

Museo Municipal de Marvão

A pocos pasos del jardín se encuentra el Museo Municipal de Marvão, ubicado en la Iglesia de Santa María desde 1987. Allí se pueden ver obras de Arte Sacro, importantes restos arqueológicos de excavaciones realizadas en los alrededores y también un Centro de Etnografía.

Portagem

No hay ninguna guía de viajes sobre Marvão que no mencione el pueblo de Portagem. Incluso la población local sugiere este lugar como referencia para el almuerzo o la cena. Si hace calor, sugerimos un almuerzo en la terraza del Restaurante Sever, bajo un refrescante dosel de árboles de sombra. También puede pasear por las orillas del río Sever, hacia el Puente Romano. En el camino, encontrará una Piscina Natural, donde podrá darse un chapuzón en verano.

Estación Ferroviaria de Marvão-Beirã

A solo 10 kilómetros de Marvão, la localidad de Beirã sin duda merece una visita. Aquí es donde se encuentra la antigua Estación de Tren de Marvão-Beirã. El tren ya no pasa por aquí, pero parte del edificio de la estación se convirtió, en 2013, en un bonito alojamiento, el Train Spot Guesthouse, que conservó el diseño del edificio del siglo XIX.

Rail Bike Marvão

Precisamente en la antigua estación de tren de Marvão-Beirã, Rail Bike Marvão creó una idea innovadora: explorar la región pedaleando sobre las vías del tren. Es una especie de goitibera o carrilana, pero sobre rieles. Esta es sin duda una forma divertida y sostenible de conocer la región. Con capacidad para dos personas, se puede elegir entre dos recorridos: “A Ponte” (El Puente) y “Castelo de Vide” (Castillo de Vide), ambos circulares. Sugerencia: aunque puede disfrutar de esta experiencia en cualquier momento del día, opte por hacerlo por la mañana si quiere evitar las altas temperaturas. Con suerte, llegará justo a tiempo para deleitarse con el canto de las golondrinas que hacen de la estación su "hogar".

Paseo por el Parque Natural de la Serra de São Mamede

Un territorio vasto y extenso, la Serra de São Mamede invita a practicar senderismo, donde se pueden encontrar arroyos y prados verdes, a diferencia de lo que sucede en otras regiones del Alentejo, generalmente más secas y áridas. Aventúrese y descubra las maravillas naturales de este parque.

Ciudad Romana de Ammaia

Si ama a la historia, no pierda la oportunidad de visitar las ruinas de la antigua ciudad romana de Ammaia, ubicada en São Salvador de Aramenha. En este sitio se han realizado numerosas excavaciones arqueológicas, que se pueden encontrar en la “Ciudad-Museo” de Ammaia. Es una última parada adecuada, ya que anticipa el final de este viaje, cuando el guerrero finalmente puede descansar.