Si desea descubrir Portugal, el lugar donde la nación portuguesa dio sus primeros pasos puede resultar un punto de partida inspirador. Cultura, Patrimonio, Historia y Naturaleza son atributos que se conjugan en armonía en la ciudad de Guimarães, destino de elección para paseos familiares. Déjese conquistar por la ciudad con el itinerario que All About Portugal preparó para sí.

Largo da Oliveira y Praça de Santiago

Largo da Oliveira y Praça de Santiago

No hay mejor forma de comenzar el recorrido por la ciudad de Guimarães. Esta es una de las plazas más conocidas de Portugal. Aprovecha las terrazas para contemplar este conjunto urbano, embellecido por el Padrão do Salado (monumento que celebra la victoria en la Batalla del Salado, en 1340) y escucha el tañido de las campanas de la Iglesia de Nossa Senhora da Oliveira. Separada por los arcos del antiguo edificio de los Paços do Concelho (cámara del municipio), encontramos la Praça de Santiago, una amplia plaza con un hermoso conjunto de casas porticadas y sus balcones de madera, decorados con flores o las banderas del equipo de fútbol de la ciudad, Vitória Sport Clube.

Aqui Nasceu Portugal

Aqui Nasceu Portugal

El centro urbano bien conservado de Guimarães se puede recorrer a pie. Camine por la Alameda de São Dâmaso, a lo largo de las murallas, hasta llegar a uno de los iconos de la ciudad; la Torre da Alfândega, una torre donde se puede leer la frase “Aqui nasceu Portugal” (Aquí nació Portugal). Es parada obligatoria para la tradicional fotografía de viajes.

Largo do Toural

Largo do Toural

Más adelante se encuentra Largo do Toural, el tradicional lugar de encuentro para celebrar los logros de la gente de Guimarães. En un extremo de la plaza, cruce las Portas da Vila y entre en el corazón del centro histórico. La escultura del rey Dom Afonso Henriques, de João Cutileiro, le da la bienvenida.

Castillo de Guimarães

Castillo de Guimarães

Continuar por la Rua de Santa Maria y subir hacia la Colina Sagrada, donde se encuentra el Castillo de Guimarães, símbolo de nacionalidad. Si se atreve, suba las empinadas escaleras que dan acceso al Torreón. La vista de 360 grados valdrá la pena.

Palacio de los Duques de Braganza

Palacio de los Duques de Braganza

Entre el Castillo y la Iglesia de São Miguel, que alberga la pila bautismal de Dom Afonso Henriques, se encuentra el Paço dos Duques de Bragança (Palacio de los Duques de Braganza), un monumento del siglo XV construido por Dom Afonso, Conde de Barcelos. Es uno de los monumentos más visitados de la ciudad de Guimarães.

Jardín del Palacio de Vila Flor

Jardín del Palacio de Vila Flor

Vale la pena pasear por los jardines del Palacio de Vila Flor. Construido a mediados del siglo XVII, el palacio tiene un hermoso jardín de tres niveles y una fuente barroca muy romántica. El edificio se encuentra actualmente junto al Centro Cultural Vila Flor, y su ocupación está relacionada actualmente con eventos culturales. Aquí todavía puede ver un espectáculo o divertirse por la noche en el café-concierto.

Teleférico de Penha

Teleférico de Penha

Después de visitar el centro histórico, el Castillo y el Palacio de los Duques de Braganza, solo queda una cosa por hacer: refrescarse bajo los frondosos árboles del Monte de la Penha. Solo cinco kilómetros separan la ciudad de Guimarães de la cima de la montaña, que se eleva a una altitud de 617 metros. Por lo tanto, sugerimos un viaje en el Teleférico de Penha. El recorrido ofrece una vista única sobre la ciudad de Guimarães. Puede comprar el boleto de regreso y en 10 minutos llegará a su destino.

Monte de la Penha

Monte de la Penha

En la cima del Monte de la Penha, encontrará el Santuario de Penha envuelto en un entorno verde. Tiene una iglesia, varias capillas y un parque con mesas de piedra, muy popular para los picnics. Asegúrese de disfrutar de la magnífica vista de la ciudad de Guimarães desde el mirador de la Iglesia, también conocido como el Balcón de Pilatos.

Adega do Ermitão

Adega do Ermitão

Para finalizar el recorrido, nada como recuperar fuerzas con un buen refrigerio en Adega do Ermitão. Esta bodega tiene la curiosidad de estar insertada en una cueva. Es conocida por sus sardinas y pastel de carne, el caldo verde (caldo tradicional) y otros manjares irresistibles.