Conecta Vila Nova de Gaia a Vila Nova de Foz Côa, con un total de 226 kilómetros en el corazón de la región vinícola del Alto Duero, clasificada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sin embargo, el tramo de 27 kilómetros entre Peso da Régua y Pinhão es, sin duda, la guinda del pastel, ya que serpentea a través de paisajes increíbles.

Viaje a través de la Ruta 66 portuguesa con su pareja, ya que sus paisajes, historia y gastronomía garantizan días bien gastados, involucrados en un ambiente innegablemente apasionado. All About Portugal sugiere siete lugares imperdibles, entre Caldas de Aregos y São João da Pesqueira, pero hay mucho más por descubrir.

Balneario de Caldas de Aregos – Resende

Comenzamos nuestro itinerario hacia la región vinícola del Alto Duero en Resende, estableciendo inmediatamente el tono del viaje: descomprimiéndonos en el Balneario de Caldas de Aregos. Reconocidos por sus aguas terapéuticas desde el siglo XVII, estos spas son el lugar ideal para relajar el cuerpo y la mente. Ubicado justo en la orilla del río, al lado del muelle, la agradable zona exterior que lo rodea lo invita a caminar de la mano.

Muelle de Peso da Régua

Continuamos hacia Peso da Régua y, al llegar, cruzamos a la otra orilla para ver el magnífico muelle. Aquí, podemos optar por visitar el Museo del Duero para aprender un poco más sobre el patrimonio natural y cultural de la Región Demarcada del Duero, o simplemente pasear por este muelle de río de rara belleza, con los barcos rabelo anclados. Si puede, espere hasta el final de la tarde y sea testigo del impresionante espectáculo que crea la puesta de sol.

Mirador de São Leonardo da Galafura

Ahora nos desviamos hacia el increíble mirador de São Leonardo da Galafura, el mirador más famoso de la región, conocido por haber inspirado a Miguel Torga ("El sublime Duero. [...] No es un panorama que los ojos contemplan: es un exceso de la naturaleza"). Las vistas son asombrosamente hermosas: las empinadas laderas, los viñedos de mil colores y, en el centro, el imponente río.

Estación Ferroviaria de Pinhão

Regresamos a la sección más panorámica de la EN222, con destino a la maravillosa estación ferroviaria de Pinhão, donde los azulejos del siglo XIX se destacan con imágenes que reflejan la vida de la región. Pinhão parece una escena de una película antigua: el río Duero y el río Pinhão que se cruzan en la hermosa zona ribereña, y la estación, donde a veces se encuentra el tren histórico, todo se interconecta creando un magnífico paisaje que incluso fue clasificado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Mirador de Casal de Loivos

Antes de regresar a la EN222, hacemos otro pequeño desvío al mirador Casal de Loivos, ubicado en el pueblo del mismo nombre. Con magníficas vistas sobre el valle del Duero y el pueblo de Pinhão, es el escenario perfecto para un momento relajante, con el meandro del curso del río como punto central. ¿Hay un paisaje más romántico que este?

Museo del Vino de São João da Pesqueira

Regresamos a EN222 y nos dirigimos a São João da Pesqueira, para visitar el Museo del Vino, cuya misión es documentar y preservar el patrimonio del vino del Duero. Aquí, además de la exposición permanente, hay una sala de degustación, una tienda con una amplia variedad de vinos y productos de la región, e incluso un bar de vinos. Como se esperaba, la visita termina con una degustación.

Mirador de São Salvador do Mundo

Hacemos un desvío final hacia el maravilloso mirador de São Salvador do Mundo. Con fabulosas vistas panorámicas sobre el valle del Duero, este es uno de los miradores más impresionantes de la región, donde también se destaca el Santuario de São Salvador do Mundo, con sus pequeñas capillas. Además del hermoso espectáculo que los viñedos crean alrededor del río, es posible vislumbrar la Presa de Valeira y, en el fondo, la Ruta Ferroviaria del Duero. Un final perfecto para un itinerario perfecto, contemplando la simbiosis perfecta entre lo que construyeron el hombre y la naturaleza.