Castro Marim

El municipio de Castro Marim se caracteriza por extensas montañas, donde abundan las flores silvestres, y los huertos y jardines de vegetales en las orillas del río Guadiana, que marca la frontera con Ayamonte. El condado está dividido en cuatro parroquias: Azinhal, Odeleite y Castro Marim, en el interior, y Altura, en la costa del Algarve, que ha visto un desarrollo progresivo del turismo. Vale la pena disfrutar de la temperatura suave, del sol y del mar, en las mejores playas en el condado, especialmente la Praia Verde, el Cabeço y la Alagoa (Altura). Y, para los amantes de la naturaleza, la Reserva Natural de Sapal de Castro Marim ofrece la posibilidad de observar la rica y diversa flora y fauna, donde se vislumbran numerosas aves, salinas, canales, charcos y esteros en un mosaico que se extiende hasta la desembocadura con Ayamonte. En una faceta más cultural, es obligatoria la visita al Castelo de Castro Marim y al Museo Arqueológico y Etnográfico. Desde la cima de la Fortaleza de São Sebastião tendrá una vista privilegiada de la aldea, que se extiende por el horizonte. Y como ocurre en la mayoría de los municipios del país, el verano en esta región es la tradicional temporada de peregrinaciones. La Fiesta de Nossa Senhora dos Mártires, que se celebra durante cinco días, moviliza toda la población del municipio, siendo el punto alto el 15 de agosto. Castro Marim está lleno de historia, especialmente en la celebración y recreación de jornadas medievales, un evento que tiene lugar anualmente a finales de agosto y ofrece a todos los visitantes espectáculos callejeros, banquetes animados con música en vivo, artesanía y mucha diversión. Cuando se trata de los placeres de la mesa, la cocina es muy variada, pero la especialidad es sin duda el pescado a la parrilla, como las doradas, las lubinas, los camarones y la lamprea. En los dulces, son los irresistibles quesos de almendra y tortas con canela de Azinhal.

Best Of Castro Marim

Ver más