All About Portugal da la bienvenida al otoño con una propuesta irresistible: un viaje por carretera a través de viñedos coloridos y caminos en forma de río, con paradas para degustar un buen vino, participar en la cosecha de uva y llenar el alma de paisajes impresionantes. ¿Suena bien? No pierda el tiempo: esta es la temporada perfecta para una escapada a la región vinícola del Alto Duero. Para ayudarlo, hemos mapeado 10 granjas que son un oasis para enófilos. Reserve temprano y salga a la carretera. Le esperan días de pura magia, que pueden incluir cosechar y pisar uvas en viejos lagares de vino, sesiones de degustación, picnics en el campo e incluso noches de ensueño en barriles gigantes.

Quinta do Vallado

Dirígete hacia Peso da Régua. A orillas del río Corgo encontrarás una de las Quintas más antiguas y famosas del valle del Duero. Alguna vez perteneció a la legendaria Dona Antónia Adelaide Ferreira, una empresaria que, en el siglo XIX, revolucionó el sector del vino de Oporto. Sus descendientes conservaron el legado y, a los excelentes vinos, añadieron enoturismo. En el momento de la cosecha, puede ingresar a las prensas de vino y ¡manos a la obra! o, en este caso, ¡pies a la obra!. Las visitas también incluyen degustación de vinos, talleres y recorridos en jeep en un entorno encantador.

Quinta dos Murças

¿Existe una mejor manera de conocer el alma de un pueblo y sus vinos que participando en las rutinas diarias de una unidad de producción? En Covelinhas, las puertas de Quinta das Murças están abiertas para una experiencia inmersiva: puede usar la cocina, visitar la bodega, hacer un picnic en los viñedos, ayudar a cosechar o pisar las uvas. En su camino de regreso, tome un pequeño desvío a São Leonardo de Galafura. Con impresionantes vistas, es uno de los lugares más dignos de Instagram de la región.

Quinta de La Rosa

Regrese a la carretera hacia Pinhão. Alrededor de un kilómetro del pequeño pueblo, encontrará, junto al río, la Quinta de La Rosa. Propiedad de la familia Bergqvist, la hospitalidad es su lema. Se sentirá como en casa al participar en la poda y la pisada tradicional en las prensas de vino de granito. Camine por el sendero que le llevará al Valle del Infierno, la estrella más grande de sus viñedos, y anticipe el placer de saborear el futuro néctar. La visita no termina sin la anhelada cata de vinos. El lema: moderación.

Quinta da Roêda

La historia cuenta que, antes de la construcción de las represas, el Duero corrió salvajemente aguas arriba, en la curva de Pinhão. Quinta da Roêda, llamada así precisamente por el "ruido" del río en ese lugar, le ofrece un desafío irresistible: un picnic entre los viñedos, con un mantel a cuadros y una cesta de mimbre cargada de exquisiteces regionales. También hay que visitar los lagares y las antiguas caballerizas, donde podrá degustar los néctares y aprender más sobre la viticultura, las variedades de uva y las tradiciones.

Quinta das Carvalhas

Si abandonas Pinhão por el Puente de Metal, encontrarás una de las propiedades más espectaculares del Duero. En las aproximadamente 600 hectáreas que conforman la Quinta das Carvalhas, hay viñedos que van más allá de lo que nuestros ojos pueden alcanzar, ¡pero también hay florestas, bosques mediterráneos y olivares centenarios! Entre cata de vinos y cosecha de uva, suba a Casa Redonda, a 550 metros, y disfrute de la impresionante vista panorámica. ¿Cuántos tonos de rojo, naranja, amarillo y violeta puedes ver?

Quinta do Seixo

¡El viaje ahora sigue a la EN222, una especie de "Ruta 66" portuguesa, con su impresionante telón de fondo y perfecta para aquellos que sienten pasión por conducir! Llegar a Quinta do Seixo requiere un pequeño desvío, pero garantizamos que la delicia visual no se ralentiza, por el contrario, En la cima de una ladera se nos presenta una de las mejores vistas del río y los viñedos. Después de visitar la bodega y las prensas robóticas, tómese el tiempo para mirar alrededor con un vaso en una mano ... y la cámara en la otra.

Quinta do Panascal

Hay un viejo dicho: "De Roncão y Panascal vienen los mejores vinos de Portugal". No nos atrevemos a confirmar o refutar tal teoría, pero aquí está la verdad: desde el siglo XVIII, los viñedos de Quinta do Panascal, a lo largo del río Távora, nos han presentado algunos de los mejores y más premiados vinos del mundo. Incluso hoy, las uvas más jugosas son pisoteadas en las prensas, como dicta la tradición. Siga todo el proceso, agudice su sentido del olfato y el gusto y emita su veredicto.

Quinta do Tedo

Donde se unen los ríos Duero y Tedo, hay una granja particularmente hermosa y animada, visitada regularmente por varias especies de aves. La collalba negra es una visita ilustre y deseada, ya que es la imagen de la marca y, dicen, también presagia una buena cosecha. ¡Sorpréndase con el ambiente familiar de Quinta do Tedo y observe la forma tradicional en que se elaboran sus vinos, con su prensado manual, su proceso de envejecimiento, en las bodegas del siglo XIX y su embotellado y etiquetado manual!

Quinta da Pacheca

Surgiendo antes de la creación de la Región Demarcada, en 1756, la Quinta da Pacheca es una de las "quintas" más antiguas de la región y ofrece varias experiencias de cosecha de uvas. Además del prensado de vino tradicional, degustación de vino y cena típica, puede agregar, si elige el programa completo, un refrigerio a media mañana que consiste en caldo de cebolla, sardinas horneadas en pan ... ¡y vino, por supuesto! Si decides pasar la noche, sé excéntrico y reserva una habitación dentro de un barril gigante con los viñedos a tus pies.