Portugal tiene una larga historia de construcciones asociadas a su pasado militar y de defensa contra las fuerzas enemigas, que destacan por su belleza y grandiosidad. Por tanto, no es de extrañar que el Turismo Militar se haya convertido en una opción seria y cada vez más buscada. De norte a sur, no faltan castillos, fortalezas y otras estructuras de interés. All About Portugal te presenta 12 puntos emblemáticos del Patrimonio Militar, donde te sentirás con ganas de revivir batallas históricas.

Bastión de Lagarteira

Lejos al norte, cerca de España, el municipio de Caminha es rico en fortificaciones militares que pretendían detener los ataques marítimos de los españoles. En Vila Praia de Âncora, junto a la playa, destaca el Bastión de Lagarteira, con su forma de estrella y origen en el siglo XVII. También el Bastión de Ínsua, un Monumento Nacional construido en una pequeña isla a 200 metros de la costa y abandonado durante muchos años, merece una mirada de cerca. En Caminha, pasee por las murallas del siglo XVII.

Castillo de Guimarães

Considerado la “cuna” de la nación portuguesa y el lugar donde supuestamente nació D. Afonso Henriques, el primer rey de Portugal, el Castillo de Guimarães es una parada obligatoria en esta ruta. Es Monumento Nacional, primero construido en el siglo X como monasterio y, posteriormente, fue ampliado y readaptado a fortaleza y castillo. Quienes visitan la joya de la corona de esta ciudad de Minho no pueden dejar de apreciar también la estatua del monarca. Asegúrese de dar un paseo por el Centro Histórico, clasificado como Patrimonio de la Humanidad.

Castillo de Trancoso

Imperioso e imponente, este Castillo Medieval nos traslada a un pasado lejano, donde asumió una importancia estratégica dada su ubicación. Albergó varias luchas que jugaron un papel fundamental en la formación de Portugal, como la Batalla de Trancoso, que tuvo lugar en 1385 y enfrentó a portugueses y castellanos. Camine por las bien conservadas murallas de Trancoso y por las calles donde, en 1282, el rey D. Dinis y la reina D. Isabel de Aragão celebraron su boda. También merecen una visita las Portas d'El Rei y las Portas do Prado, principales accesos a la ciudad.

Baluarte de Almeida

Es la tarjeta de visita imprescindible de este municipio, muy cercana a España. Una vista aérea permite identificar perfectamente una estrella de 12 puntas bien definida que rodea sus paredes. El enigmático Baluarte de Almeida fue escenario de muchas batallas históricas, dada la cercanía a la frontera, y es escenario frecuente de recreaciones y obras de teatro que atraen a mucha gente: la más significativa cuenta la historia de la explosión que ocurrió en 1810, durante las invasiones francesas. No olvide visitar el Museo Histórico-Militar.

Convento de Cristo, Tomar

Clasificado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 1983, representa el gran conjunto monumental formado por el Convento Renacentista de la Orden de Cristo, el Castillo Templario, construido en 1160, y la valla del convento. El Convento es el mayor legado del paso de la Orden de los Templarios por Portugal e impresiona por su grandeza y belleza arquitectónica. La inusual ventana de estilo manuelino de la Sala Capitular y la Charola Templaria (el oratorio privado de los caballeros) son dos puntos que merecen la debida consideración.

Castillo de Almourol, Vila Nova da Barquinha

Aún en el distrito de Santarém, y cerca del Área Militar de Tancos, es considerado por muchos como el castillo más hermoso de Portugal, porque fue construido en una pequeña isla en medio del río Tajo. Ofrece un entorno único y es uno de los monumentos militares medievales más llamativos de la Reconquista. Durante el siglo XX, el monumento incluso funcionó como Residencia Oficial de la República Portuguesa.

Líneas de Torres Vedras

Hay quienes las consideran la construcción militar europea más eficaz de la historia y fueron, al parecer, una espina clavada en el costado de Napoleón Bonaparte. En 2019, este inusual sistema militar, construido hace más de 200 años para defender Lisboa de las invasiones francesas, se convirtió en Monumento Nacional. En total, hay más de 100 estructuras militares, como fuertes o carreteras, que se extienden a lo largo de 85 kilómetros en seis municipios al norte de Lisboa. Hay rutas por descubrir y también un Centro de Interpretación.

Torre de Belém

Es un punto de visita obligatorio en este itinerario, dada su impresionante belleza arquitectónica y el magnífico entorno a lo largo del río Tajo. Es Patrimonio de la Humanidad, junto con el vecino Monasterio de los Jerónimos, y es uno de los monumentos más fascinantes de la capital de Portugal, además de ser un símbolo del país y de la época de la Exploración Marítima. Inicialmente fue concebida con la función de defensa marítima de la ciudad y en ella se pueden ver símbolos como la Cruz de la Orden de Cristo o el Escudo de Armas.

Museo Militar de Lisboa

Portugal tiene varios museos militares en todo el país. El de Lisboa está considerado como el más emblemático, con una vasta colección de material bélico, que pretende retratar 900 años de historia militar portuguesa. Creado en 1842, alberga una colección de armería única en Portugal. Déjese impresionar por la colección de cañones y aprecie una amplia variedad de piezas de artillería ornamentadas en bronce. También cuenta con una notable colección de obras de arte, desde azulejos hasta escultura y pintura.

Bastión de São Julião da Barra

Es difícil para cualquiera no dejarse deslumbrar por el tamaño y el paisaje de este monumento, la actual residencia oficial del Ministro de Defensa, que llegó a albergar a los famosos Eisenhower y Montgomery. Se considera una de las construcciones marítimas militares más importantes de Portugal, habiendo sido construida a instancias del rey D. João III, en el siglo XVI, con el objetivo de proteger el cordón dunar del río Tajo y el acceso al puerto de Lisboa. Oeiras también tiene seis fortalezas más, como la de Bugio.

Bastión de la Graça, Elvas

Destaca por su belleza y grandiosidad. Construida en el Monte da Graça, uno de los puntos más altos de esta zona del Alentejo, la fortaleza fue la respuesta que encontró el rey D. José I, en 1763, para detener los ataques de los españoles. Se considera uno de los mejores ejemplos de la arquitectura militar del siglo XVIII en Europa, así como uno de los bastiones más poderosos. Es el punto más emblemático del Patrimonio de la Humanidad, constituido por la Ciudad-Cuartel Fronteriza de Elvas y sus Fortificaciones.

Faro del Cabo de São Vicente, Vila do Bispo

Se encuentra en el Algarve, en el extremo suroeste de Europa, y los destellos giratorios visibles a 32 millas marítimas hacen que su alcance sea el más lejano a nivel europeo. Por su ubicación, el Cabo de São Vicente asumió una importancia estratégica para varias rutas marítimas. Solo en 1846 se convirtió en faro el antiguo convento construido allí. La vista sobre el mar es fabulosa y no puede dejar de ver la hermosa Fortaleza de Sagres, que se encuentra cerca.