Porto

La Ribeira es probablemente el lugar más turístico de Oporto. Y hay muchas razones que le dan esa condición: la proximidad del río, las vistas para los puentes y barcos rabelos, y la posibilidad de visitar las bodegas de Oporto, al otro lado del margen, en Vila Nova de Gaia. Por todo esto y por su importancia patrimonial, en diciembre de 1996 el centro histórico de Oporto ha sido clasificado por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad. En las embarcaciones típicas, rabelos su nombre, se puede realizar excursiones a la desembocadura del río Duero y tomar un tour que incluye el paso por debajo de los puentes que conectan el puerto de Vila Nova de Gaia: Arrábida, D. Luís, Infante, D. Maria Pia, S. Joăo, dando la vuelta junto al Puente do Freixo. Más allá del río, la ciudad cuenta con una costa que, pese a tener poco arenal, empieza a ser más frecuentado, como en tiempos de antaño. Hacer el marginal ribeirinha es una de las propuestas para la ciudad, "de la Ribeira hasta la Foz", como en una canción bien conocida de Rui Veloso y Carlos Tê. La Baixa también es un centro turístico, no menos importante por el comercio tradicional y típicos restaurantes que sirven lel típico plato del Norte, acompañada de salsa picante, la conocida francesinha. Pero la ciudad tiene otro conocido manjar gastronómico: las tripas a la Porto. También es en la Baixa que puede conocer cafés emblemáticos como el Majestic o el Guarany y ver en los alrededores el edificio de ls Câmara Municipal do Porto, y el ex libris de la ciudad:la Torre dos Clérigos. A pesar de ser la Nossa Senhora de Vandoma la Santa Patrona de la ciudad, es alrededor de San Juan que los portuenses hacen su mayor fiesta, con los rigores de la tradición. La noche más larga del año en la Invicta se celebra del 23 al 24 de junio y no pueden faltar sardinas a la brasa, albahaca, puerro, fogo-de-artifício y los muy característicos martillos de plástico muy característicos en las fiestas sanjoaninas.

Best Of Porto

Ver más